jueves, febrero 23, 2017

(In)Justicia y Puta Locura

Enciendo el televisor y me encuentro con una tertulia de periodistas, una de esas tertulias en las que los tertulianos parecen no estar nunca de acuerdo. Que es lo que toca para distraer al televidente inculto y alienado.

Hoy es el turno de Urdangarín y de si la Justicia es igual para todos.Cada tertuliano matiza su pensamiento que difiere del de los otros en alguna minucia, la que justifica su particular presencia en el falso debate. Sin embargo hoy se han puesto todos de acuerdo en una cosa: ninguno duda de que la actuación de la Justicia “ha mitigado totalmente el riesgo de fuga de Urdangarín”.

Y lo dicen, todos, mientras de fondo paracen imágenes de Urdangarín vestidito de pijo y paseando en bicicleta por las calles de Ginebra.

Así, no hay riesgo de que se fugue un tipo que, habiéndonos estafado unos cuantos millones a los españoles y habiendo sido declarado culpable por la Justicia española, pasea alegremente por Suiza… en vez de por la selva amazónica.

sábado, febrero 11, 2017

Premios Goya y la mujer

Un tal Jesús Mota (que no José Mota) decía hoy en El País que el IVA no era un problema relevante para la industria cinematográfica española. Lo explicaba muy bien en la misma página del editorial. Con una reducción del IVA al 10% en vez de al 21% no se solucionaba el problema que la industria dice tener, que no es otro que la falta de espectadores, esto es, la falta de ingreso por taquilla, esto es, la falta de dinero con la que poder financiar otras películas, la falta de músculo en una industria en la que pocos quieren invertir.


De hecho, en los Premios Goya de este año se ha pasado de puntillas sobre el asunto. Quizá porque, como bien se hizo saber en su retrasmisión, éste ha sido un buen año para el cine español: más estrenos, más espectadores, más dinero. La cuestión es que pudiendo haber incidido en el asunto del IVA como objeto de crítica y reivindicación no se ha hecho. Y el gremio sabrá por qué, pero no deja de ser algo desconcertante. Sobre todo si sabemos lo que el gremio disfruta regodeándose en la denuncia y en la reivindicación activista.


¡Y tampoco hay ninguna Guerra contra la que “luchar”! [O sí, pero fuera de España, lo que al parecer la hace irrelevante para los cómicos españoles].


Así, ¿qué hacer en los Premios Goya este año?, ¿qué hacer para no abandonar ese espíritu crítico, reivindicativo y activista que tan cachondos les pone a los del gremio? Pues fácil, buscar un asunto que les permitiera seguir con la queja, la denuncia y la reivindicación; y nada mejor (a falta de otro más coyuntural) que el asunto de la mujer y su discriminación(?).


Y por ese lado se escoró este año la “necesaria” carga ideológica que al parecer debe contener la anual entrega de premios. Una queja, pues, parecida a la que formulan otros mundos, como hemos podido comprobar en los anteriores posts, que se hacían cargo de denuncias de mujeres sobre la poca presencia de la mujer en los respectivos mundos del arte y los videojuegos.


Por cierto, desde que escribí el último post (http://albertoadsuara.blogspot.com.es/2017/01/mujeres-y-arte.html) a ahora se ha publicado en MAKMA otro artículo sobre el asunto (http://www.makma.net/el-arte-de-vender-arte/). Habla la Asociación de Galerías de Arte de la Comunidad Valenciana, compuesta por 18 galerías de las cuales 16 se encuentran dirigidas… ¡por mujeres! ¿Y qué se dice en el reportaje escrito por la infatigable reivindicadora Bel Carrasco? Pues que se necesita más presencia de la mujer en el mundo del arte.


¿Acaso es que su presencia es poca?* Desde luego que, dada la cantidad de mujeres que dirige y representa el sector comercial de ese mundo vinculado a la sensibilidad, podría decirse que NO, que su presencia es incluso abrumadoramente mayoritaria. Sin embargo siguen quejándose de la poca presencia de artistas-mujeres en las galerías de arte (?).


Seguro que a estas alturas del post ya hay gente que cree tener la respuesta a ese desfase señalado por las mujeres a modo de denuncia. Seguro que hay gente que piensa que todo el mal (que se significa en esa diferencia cuantitativa respecto al hecho expositivo) proviene, cómo no y una vez más, de las estructuras patriarcales tradicionales y machistas que impiden a las féminas estudiar carreras como la de Bellas Artes.


Pero resulta que NO: que tal y como en los dos artículos se deja bien claro (tanto en el publicado en El Mundo y comentado en anterior post como en el recientemente aparecido en MAKMA), ya hace años en los que el porcentaje de mujeres que estudian Bellas Artes supera con creces al de los hombres; ellas mismas lo dicen: un 70% de mujeres respecto a un 30 % de hombres.


¿Entonces, qué es lo que quieren las galeristas cuando exigen más visibilidad para las de su género?


¿Pero no son ellas las “dueñas” del arte que se exhibe? ¿No son ellas quienes programan su exposiciones y quienes eligen a los artistas?


¿Entonces, qué es lo que quieren esas mujeres -que controlan la faceta expositiva de ese sensible mundo del arte- que según ellas mismas discrimina a las mujeres artistas?


¿Cuál es la queja? ¿Dónde se encontraría la solución?


¿Que quiere Ana Belén cuando en los Goya pide -toda seria y circunspecta- más presencia de la mujer en el cine? ¿Que haya más actrices? No lo creo. ¿Que las actrices se planteen dirigir? Tampoco lo creo. Nadie tiene por que hacer aquello que no le apetece, como bien sabe la propia Ana Belén ¿Que haya más protagonistas femeninas? No creo que sea eso lo que pidiese, ya que con esa reivindicación sólo estaría haciendo alarde de una tremenda incultura. ¿Que haya más directoras? Vale, pero ¿quiénes, de dónde? ¿Salidas desde qué grupo de mujeres estudiantes (o no) que no muestran interés por la dirección cinematográfica?¿Para qué, pues, más mujeres si las propias mujeres son las que deciden no estar en ese terreno? ¿O acaso es que hay grandes directoras discriminadas y humilladas por la industria sólo por el hecho de ser mujeres? ¿A que no, a que no es eso? ¿Entonces? ¿Y por qué más directores y no, por ejemplo, más sonidistas? ¿Será que hay más sonidistas hombres que mujeres porque el sonido les interesa más a los hombres que a las mujeres? ¿Qué tiene la dirección que no tenga el sonido para que resulte más glamourosa su reivindicación? ¿Quién quiere ser sonidista? ¿Quién quiere dirigir cine? ¿No es así de sencillo? ¿Por qué entonces se ponen tan cachondos los del gremio cuando Dani Rovira o Ana Belén (y otros) reivindican con la cara larga un sinsentido, un sinsentido que sólo da muestras resquemor, odio y rencor hacia... ? ¿Hacia quién?

¿Cómo creen ustedes que podría justificarse la mayor presencia de un género que otro en una actividad digamos que creativa (aunque podría ser cualquier actividad laboral)? O sea, y haciéndolo extensivo, ¿cuál podría ser la explicación de que, de hecho, haya más directores que directoras en el mundo cinematográfico? ¿Saben la respuesta? ¿Difícil, no? 

Pero volvamos al artículo de MAKMA (sobre mujeres galeristas).


Para la peridista del artículo “El arte de vender el arte”, la tarea de vender arte es “Una tarea que exige combinar cualidades diversas: espíritu empresarial, visión comercial y, sobre todo, sensibilidad artística para detectar nuevas firmas que reflejen las tendencias de cada momento. Además, sutileza psicológica para lidiar con los creadores y los clientes, con sus respectivas manías y exigencias. Este cúmulo de factores imprime un fuerte carácter vocacional y hace que la venta de una obra de arte pueda considerarse, en cierta manera, también una forma de arte. Un arte para el que parecen mejor dotadas las mujeres como demuestra su creciente presencia en este mundo”.


Así pues, ya lo sabemos: hay cosas para las que están más dotadas las mujeres que los hombres.


*“Ahora” que son ellas las que mayoritariamente dirigen los negocios en el mundo del arte se quejan del estado de las cosas... como si “la cosa” no fuera con ellas, como si no fueran ellas las que configuran su propia programación expositiva. ¿Pero eso es verdaderamente “ahora” y desde hace poco? Recordemos:


Después del mandarinato de Juana Mordó en España, el mundo real del arte estuvo muchos años en manos de Juana de Aiizpuru, María Corral, Cármen Jiménez, Helga de Alvear, Soledad Lorenzo, Elba Benítez, Elvira González, Oliva Arauna, las Moriarty, Oliva María, Rosa Martínez, Estrella de Diego, Evelyn Botella, Rosa Olivares, Pilar Parra, Marta Cervera, Elena Ochoa, Ana María Guasch... Ellas lo controlaban TODO, ellas configuraron el panorama que representaba el arte español y foráneo en nuestro territorio. Y diseñaron la estrategia de expansión. Ellas impusieron su criterio, algo contra lo que no hay nada que objetar, digo yo. ¿O sí?

domingo, enero 29, 2017

Mujeres y Arte

Mi intención era cambiar de tema pero la actualidad no me lo permite. Además, necesito justificar mi pesadez, que siempre será infinitamente inferior a la que nos infligen los medios de comunicación respecto al “asunto”. (Mi blog lo leen cerca de 40 personas y los medios a los que me refiero influyen en millones de personas)

Pero, ¿cuál puede ser ese asunto que es cotidiano en los medios? ¿Y cómo lo enfocan esos medios? Pues lo hemos visto en los últimos posts: ellas, ¡las mujeres!, en tanto que víctimas, ellas en tanto que oprimidas por una sociedad machista, ellas en tanto que víctimas, pues, de una sociedad que es machista por el control que ejercen los villanos que siempre son hombres. Ya saben, empoderamiento, techo de cristal... discriminación positiva, paridad...

Hace unos días apareció un artículo en las páginas centrales de El Mundo que ocupaba nada menos que 6 páginas. Podría decirse que el artículo hablaba de arte, pero no sería del todo correcto; podría decirse que el artículo trataba de galeristas del arte, pero tampoco respondería a la realidad del artículo. ¿De qué iba, entonces? Pues de ELLAS, cómo no. En la página de introducción, este titular: "Arte y Mujer: cara y cruz". En el inicio del extenso artículo este otro titular: "Galería de mujeres galeristas".

Después de leerlo tuve la lógica tentación de responder a todas las insensateces que respecto al tema de la discriminación se decían pero me acordé que ya lo hice en otro post, aún cuando faltaba más de un año en aparecer este super-artículo reivindicativo. Lo he revisado y sirve perfectamente para comentar estas 6 nuevas páginas. Aquel post era la respuesta a una entrevista a varias mujeres que opinaban sobre la discriminación de la mujer en el mundo del arte.

Ahora podría matizar las opiniones de alguna de las entrevistadas de este nuevo art´iculo, señalando sus contradicciones e incluso sus mentiras, pero prefiero remitirme al post citado porque con él lo hago de igual forma. En este link:

http://albertoadsuara.blogspot.com.es/2015/03/que-quieren.html

domingo, enero 15, 2017

Demasiadas preguntas (¿pero qué ____ quieren?)

4ª entrega: más sobre la Igualdad

¿Pero qué es lo que ellas quieren? Y sobre todo ¿quiénes son ellas? ¿Quiénes son esas que los medios llaman “ellas” cuando escriben artículos como el aquí largamente comentado?

Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women

¿Ellas: las que toman el mando? ¿Ellas: las que quieren tomar el mando? ¿Ellas: las que creen que el mando es lo importante? ¿Ellas: las que creen que tomar el mando presupone igualdad? ¿Ellas: las periodistas, las políticas, directoras de revistas y medios? ¿O ellas: las mujeres?

Lo que está claro es que el “ellas” de los medios sólo hace referencia a ellas: las mujeres. No hay posibilidad ninguna de entender el “ellas” de otra forma más restrictiva. Ayer mismo, día 14 de Enero nos podíamos encontrar en el mismo periódico con este otro titular sólo unos días después del aquí comentado: Ellas llevan la batuta. Y que cada uno entienda el titular como le venga en gana, tan sólo decir que el artículo iba sobre directores de orquesta. Y se hablaba de injusticia, desigualdad, techo de cristal...

Así, ellas: las mujeres. Ellas, las que por sentirse discriminadas no les queda otro remedio que luchar contra los poderes fácticos que las relegan. Ellas: víctimas. Víctimas de una sociedad que les impide ser lo que quieren (?).

[Por cierto: ¡qué poca experiencia docente deben tener quienes se empeñan en creer -porque es una cuestión de empeño- que la desigualdad es la consecuencia de un plan maléfico, claro está pilotado por los varones! Quienes imparten clases a jóvenes saben perfectamente que desde hace muchos años las mujeres no sólo hacen lo que quieren sino que lo hacen con más decisión que sus compañeros varones -cada vez menos viriles. Y no me refiero sólo a la elección de sus estudios y actividades sino a TODO]

Pero volviendo al tema: ¿qué es lo que ellas quieren? ¿Qué es lo que quieren cuando usan el “ellas” para reivindicar y exigir visibilidad e igualdad? ¿Qué quieren cuando dicen que quieren más visibilidad en el mundo del videojuego? ¿Qué es lo que quieren cuando exigen representar el mismo papel que los varones en ese mundo y en tantos otros? ¿Qué es lo que quieren cuando las activistas -expertas, como hemos visto- inventan, impulsan y promueven un evento creado con el objetivo de reivindicar la Igualdad entre sexos respecto al uso de los videojuegos… en nombre de “ellas” las mujeres? ¿Qué es lo que quieren cuando, como en este caso reivindican algo (visibilidad, Igualdad) que no puede condenar a los varones respecto a la discriminación, pues los varones/gamers van a su rollo y no interfieren en las decisiones de las niñas de su edad, y exigen a las mujeres hacer algo por lo que muestran poco interés?

O trasladado ya no tanto al jugar (de lo que ya hemos hablado en posts anteriores) sino a los juegos mismos: ¿qué es lo que ellas quieren respecto a los juegos que tantos varones juegan y que a ellas tan poco les interesa sino de forma minoritaria? Porque repito, no podemos pensar que lo que convierte a las mujeres en grupo minoritario es el tipo de juegos, de otra forma estaríamos aceptando la existencia clara de la Diferencia. Algo, por otra parte, que yo sí vengo reivindicando en este blog desde hace 11 años, aludiendo siempre al quid del asunto: no se trata de exigir Igualdad allá donde no siempre es posible y donde a veces resulta indeseable, sino de aceptar la Diferencia y, sobre todo, aprender (enseñar) a gestionarla con el amor (y no el miedo o el rencor) como premisa.

Así que de nuevo la pregunta, al menos la pregunta que viene suscitada por el artículo entero, artículo comprometido y activista:

Titular: Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women

Subtitular: El complejo de la Petchina acoge un encuentro de “gamers” para visibilizar y reivindicar el papel de la mujer en el mundo de los videojuegos”

Pero ya digo, olvidémonos ya del titular y adentrémonos en averiguar lo que quieren ellas por lo que a los juegos se refiere: así, ¿qué es lo que ellas quieren respecto a los juegos que tantos varones juegan y que a ellas tan poco les interesa sino de forma minoritaria?

Piensen antes de contestar. ¿Qué pueden querer ellas cuando consideran que el mundo del videojuego es discriminatorio, sexista, machista…? ¿Qué pueden querer ellas desde el punto de vista de quienes con el “ellas” pretenden revelarse contra unos poderes fácticos sexistas y machistas? ¿Qué pueden querer las expertas/promotoras/impulsoras del evento, Yara Serrano, presidenta de la Asociación Valenciana de Deportes Electrónicos e Isabel García, responsable de Deportes, Juventud e Igualdad en la Diputación de Valencia respecto al papel de la mujer dentro de los propios videojuegos?

Podríamos pensar que lo que podría ofenderles a ellas -las expertas y todas las mujeres que ellas involucran en su activismo- es precisamente que se les pudiera caracterizar, identificar y asociar con el típico rol tradicional heteropatriarcal y que se les representara con estereotipos femeninos identificados con la dulzura, la fragilidad, la pasividad, etc. De tal forma, podríamos pensar que lo que podría ofenderles a ellas es el ser representadas por una mujer o rechoncha, o repeinada, o “vestida” de ama de casa, o ubicada en la cocina, etc.

Y que lo que podría gustarles es la representación de una mujer fuerte, decidida e independiente. ¿O no? ¿No es exactamente eso lo que previsiblemente deberían querer quienes se pasan la vida reivindicando la Igualdad: una mujer fuerte e independiente?

Veamos, pues, lo que se dice al respecto en el mismo inicio del artículo:

“La franquicia Tomb Raider -dice el autor (?) del artículo J.L. LLagües- ha vendido millones de unidades de videojuegos desde que la firma Core Design lanzara la primera aventura protagonizada por Lara Croft en 1998. La famosa arqueóloga es un referente femenino en la cultura moderna y ha inspirado, además, varios cómics y dos películas. Sin embargo, responde a un arquetipo de mujer típico en el mundo “gamer”: un personaje atractivo, fuerte, agresivo… una femme fatale. Una figura muy alejada de otros referentes del sexo opuesto, como el rechoncho y simpático Mario Bros, por citar un ejemplo”.

¿Qué pensar al respecto de este primer párrafo del artículo? ¿Qué querrá decirnos con él su autor? Todo hace pensar que la cosa funciona: una mujer arqueóloga, fuerte, decidida, agresiva, resolutiva, implacable…

¿Todo bien, entonces? ¿No?

Pues noooooo.

La respuesta de la experta Yara Serrano (promotora impulsora del evento) ante esta circunstancia descrita no se hace esperar: “La contraposición de estos dos personajes demuestra por sí sola que aún queda mucho camino para lograr la plena igualdad”.

Así la pregunta parece ahora tener más interés, tanto que ahora podríamos matizar la misma pregunta: ¿qué coño quieren ellas? 

viernes, enero 06, 2017

Demasiadas preguntas (de las expertas)

Más acerca de la Igualdad, tercera parte.

Ya sabemos del fraude, del fraude de la noticia. Y lo sabemos porque, simplemente, nos hemos tomado la molestia de leer más allá del titular.

Después de un titular que se expresa con una afirmación categórica, Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women, se nos dice que la asistencia femenina se ha correspondido con “algo menos del 30%” sobre el total de gamers.

La pregunta es, ¿nadie ha detectado el fraude, la mentira? ¿O es que alguien lo ha detectado pero no le ha importado? ¿O sí le ha importado pero no sabe qué hacer o dónde acudir para quejarse o denunciar? O mejor ¿Acaso hay algún “lugar” que se hiciera cargo de la denuncia y tomara cartas en el asunto? Y ¿adónde deja este tipo de cosas al periodismo actual?

La verdad es que sabemos, porque lo que vemos a diario, que a nadie le importa un carajo este tipo de fraudes periodísticos que apelan a los sentimientos antes que a los hechos. Lo que nos sitúa, una vez más, ante el rotundo fracaso ético de las instituciones. A nadie le importa que la Corrección Política se instale coativamente a cualquier precio y por encima de los propios hechos. Haciendo prevalecer el deseo de unos cuantos (?) sobre la contundencia de los hechos.

Pero ¿de dónde podríamos decir que parte la mentira? ¿Dónde podríamos situar la causa que obliga (y permite) al periodista de turno a engañarnos con un titular? O mejor ¿cuál es el motivo que lleva al periodista, ya no tanto a mentirnos con un titular como a diluir o disimular en la misma noticia lo que no deja de ser más que un estrepitoso fracaso?

Pues la creación del mismo evento: el Challenge Play for Women

En este caso concreto sería: la supuesta necesidad de generar un evento que se justificara con un supuesto compromiso moral que a su vez se fundamentara en una supuesta defensa de una minoría supuestamente victimizada.

Así, generar “un encuentro de “gamers” para visibilizar y reivindicar el papel de la mujer en el mundo de los videojuegos”

¿Pero dónde situaríamos entonces el origen del evento?

Siempre en el mismo lugar: en las Instituciones que hace tiempo descubrieron lo rentable que podía ser ceder a todos los grupos de presión de cuya existencia dependen tanto los Partidos Políticos…, las Consejerías y los propios Medios de Comunicación.

En el segundo de los posts acudíamos a las palabras de las expertas para saber de las consecuencias del evento en cuestión. Expertas, por cierto, que son las promotoras y organizadoras del mismo evento.

Pero ¿quiénes son esas expertas? ¿Son expertas en videojuegos? Noooo. Las expertas en videojuegos son, presupongo, las conferenciantes que han traído al evento estas otras expertas para atraer más mujeres en un evento hecho para mujeres (“for women”). Entonces, ¿quiénes son estas expertas? ¿Expertas en qué?

Las dos expertas impulsoras y promotoras del evento son Yara Serrano, presidenta de la Asociación Valenciana de Deportes Electrónicos e Isabel García, responsable de Deportes, Juventud e Igualdad en la Diputación de Valencia.

¿Expertas en qué? me sigo preguntando. ¿De quié parte la necesidad de crear estos puestos de trabajo, por llamarlos de alguna forma? ¿De quién dependen? ¿Qué se requiere? ¿De qué especialidad se parte para poder opositar (?) a estos puestos de trabajo? ¿Se necesitan determinados estudios? ¿Vocación? ¿O sólo amigos dentro del Partido Político de turno?

Decíamos más arriba que “a nadie le importa que la Corrección Política se instale coativamente a cualquier precio, haciendo prevalecer el deseo sobre la contundencia de los hechos.

La pregunta ahora podría ser ¿el deseo?, ¿qué deseo? ¿El deseo de que las mujeres jueguen más con sus consolas o dispositivos? Quiero creer que no. ¿Entonces? ¿El deseo de visibilizar y reivindicar el papel de las mujeres en el mundo del videojuego? Creo que tampoco pues nadie ha podido demostrar que la cantidad de mujeres implicadas en el mundo del videojuego no responda a otra cosa que a las propias y libres afinidades electivas e intereses personales de todas ellas. Al fin y al cabo, el hecho que que haya menos mujeres que hombres en un asunto tan banal como lo es el del videojuego, ¿no podría entenderse como algo positivo, una sensibilidad más fina, por ejemplo? Y que nadie me hable de diferencias en los tipos de juegos en función del sexo porque eso sería admitir de forma apriorística que existe una Desigualdad Justa.

¿Deseo, pues, de una Igualdad que hay que buscar? La verdad es que esa búsqueda carece de sentido, tal y como hemos apuntado insistentemente, en aquellos sectores donde la desigualdad se hace patente y manifiesta debido a las elecciones libres y conscientes de las personas sean del sexo que sean.

¿Qué puede significar, entonces, el hecho de buscar la Igualdad allá donde la Desigualdad se muestra como el resultado de la pura Libertad?
Porque ¿realmente alguien piensa que el deseo de Igualdad en Todo es real? ¿Incluso que es real en esas expertas que convocan un evento que sólo puede ser un fracaso respecto a las pretensiones del mismo (Challenge Play for Women)? ¿Es el deseo de Igualdad lo que mueve a esas expertas a impulsar un evento que le pide a las mujeres eso de lo que tanto voluntaria como pertinazmente se apartan en función de sus propios intereses?

La Igualdad, decíamos en un post reciente (http://albertoadsuara.blogspot.com.es/2016/11/sobre-la-igualdad.html), no sólo no es posible en Todo sino que además resulta indeseable en algunas ocasiones. Así, la verdad en el asunto que nos ocupa es que la Igualdad les importa una higa a todos esos técnicos/as expertas/os que impulsan y promueven eventos de los que son primeros beneficiarios. Es más, si se consiguiera esa supuestamente deseada Igualdad lo único que no haría falta son esos misteriosos puestos de trabajo antes enunciados. Ni eventos que pagamos todos y que están condenados a fracasar. Así, lo único que podría parecer deseable en las expertas es el poder organizar la segunda edición de un evento que seguirá siendo un fracaso respecto a sus fines y que necesitará publicitarse con noticias fraudulentas. 

Ya lo hemos dicho en muchas ocasiones. Los técnicos/as servidores de la Corrección Política no están sino para sostener el problema en el mejor de los casos y para generarlo en el peor de ellos, como en el que aquí nos ocupa.

lunes, enero 02, 2017

Demasiadas preguntas (Ideología y Dinero)

Más sobre la Igualdad, segunda parte

Tal y como se apuntaba al inicio del texto anterior, “a pesar de su aparente ambigüedad el titular, grande y con entrecomillados, cumple su cometido a la perfección con independencia del texto que después, en letra más pequeña, se ocupará de él (estamos en el diario El Levante):

Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women

En efecto, el titular puede considerarse ambiguo debido al entrecomillado pero su significado es, en definitiva, tan obvio como directo. Ellas “toman el mando”=Ellas toman el poder (o si se quiere el control).

Pues bien, ya lo sabemos. Y lo sabemos gracias (?) al titular de la noticia.

Porque hasta este momento aún no hemos hablado del texto que, en letra más pequeña y como es habitual se ocupa de la noticia.

¿Pero qué dice ese texto? Aunque cabría preguntarse, ¿interesa a alguien ese texto que se ha significado ya con un titular tan categórico como influyente?

La cuestión es que casi al final del segundo párrafo nos enteramos de que la primera edición del Challenge Play for Women ha convocado a 1.200 amantes de los videojuegos de los cuales “algo menos de un 30% fueron mujeres”.

Entonces, ¿de qué poder (control) se nos habla? ¿Qué mando han tomado ellas en el mundo del videojuego?

Ante las cifras dice la experta promotora del evento (?) “Hemos conseguido representación femenina importante al traer un grupo de expertas para las ponencias. Aunque hay que reconocer que esperábamos más jugadoras”. Y la otra experta también promotora nos habla de “oportunidad para trabajar la igualdad” y de superar un “techo de cristal que no debería existir”.

Así pues, y como puede verse, el titular expresa de forma contundente una mentira. No sólo ellas NO han tomado ningún mando sino que además no lo han tomado ni aún con todo el esfuerzo institucional (que incluso trae a expertas para las ponencias) puesto en ello. Y eso por no entrar en el análisis de lo que podría ser ese “algo menos del 30%” cuando se hace referencia al porcentaje de mujeres que acudieron al evento.

Dos cosas se deducen de esta estafa periodística que da como titular lo que después niega la letra pequeña. Por una parte lo que ya sabíamos, que existe un interés desmedido por hablar de Igualdad en los términos en los que se hace: culpabilizando al machismo del hombre/varón de generar una supuesta injusticia que consiste, de nuevo, en organizar un mundo (en este caso  el de los videojuegos) que discrimina al sexo femenino.

Y por otra parte, que hay algo que al parecer a nadie parece importarle un pimiento: lo que las mujeres quieren verdaderamente. Lo único que importa a los reivindicadores de la Igualdad, al menos a esos que viven de esa reivindicación, es mantener la Guerra, la Guerra de sexos, la Guerra que les permitirá seguir en esa reivindicación guerrera que tan cachondos les pone y que mueve tanto dinero.  Una reivindicación paranoica que puede llegar a exigir la Igualdad allá donde esa Igualdad resulta tan inviable como innecesaria.

De tal forma que reivindicar en este punto la Igualdad supone, antes que nada, un desprecio absoluto por el deseo de las mujeres. Al menos el de todas esas a las que no les atrae el mundo de los videojuegos. Así no se conforman con despreciar a ese varón que consideran culpable de un machismo corporativo que niega a la mujer, sino que añaden desprecio hacia todas esas mujeres que libremente deciden sus intereses personales.

viernes, diciembre 30, 2016

Demasiadas preguntas (más sobre la Igualdad)




Primera parte

A pesar de su aparente ambigüedad el titular, grande y con entrecomillados, cumple su cometido a la perfección con independencia del texto que después, en letra más pequeña, se ocupará de él (estamos en el diario El Levante):

Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women

Así pues, lo que toca en la época de la Igualdad, no otra cosa… pero esta vez con esa afirmación entrecomillada en la que se avisa al lector de que ellas, las mujeres, no sólo están presentes en el festival, sino que “toman el mando”.

Para quien no esté avisado decir que el Challenge Play for Women es un festival/encuentro destinado al videojuego, como lo hace saber el subtitular, ya en letra de formato mediano:

El complejo de la Petchina acoge un encuentro de “gamers” para visibilizar y reivindicar el papel de la mujer en el mundo de los videojuegos”

Ya tenemos más datos antes de adentrarnos en el texto periodístico. Se trata de un encuentro de jugadores que pretende visibilizar y reivindicar el papel de las mujeres en el mundo de los videojuegos.

Pero antes unas legítimas preguntas podrían ser ¿por qué?, ¿para qué?, ¿acaso porque pensamos que jugar con consolas y dispositivos móviles es indispensable incluso para aquellos (?) a los que no les hace gracia tanto juego? ¿Sería igual de necesario promover encuentros que convencieran a los niñOs retraídos respecto a los juegos de mesa que hay que jugar al parchís o al póker? Si fueran más niñas que niños los que jugaran a parchís ¿tendríamos que organizar festivales para convencer a la sociedad de la necesaria integración de niñOs en el juego del parchís -juego de mesa- con el fin de equilibrar una injusta desigualdad? ¿Y si descubriéramos que son más niños que niñas a los que les gusta montar en bicicleta? ¿O tirar petardos? ¿Y qué hacer si descubriéramos que apenas hay niñOs en las escuelas de esteticiens o de peluquería?

Por cierto: ¡Claro que hay varones esteticiens, como también hay skaters hembras! ¡Y niñas a las que les gusta el fútbol, ese deporte que odian tantas mujeres!

¿Alguien se ha preocupado por saber cómo son esos juegos que los niños juegan con fruición y cuyo juego se reivindica para las niñas? ¿O acaso son otros los juegos que se reivindican? ¿Qué otros? ¿Otros… más propios para las niñas? ¿Cuáles serían más propios de niñas? ¿Así que realmente SÍ hay una diferencia? No, nadie quiere hablar de eso y por eso lo que claramente se pretende es “visibilizar y reivindicar el papel de la mujer en el mundo del videojuego”. De la mujer que demuestra claramente que su interés por el videojuego es menor que el del varón.

Entonces ¿por qué?, insistimos. ¿Acaso porque pensamos que jugar con consolas y dispositivos móviles es indispensable?, ¿y que es indispensable incluso para aquell(o)s (?) a los que no les hace gracia tanto juego porque a lo mejor prefieren... leer? ¿Qué hacer entonces con esas niñas a las que no les atraen los videojuegos porque tienen la sana costumbre de sustituirlos por la lectura, las quedadas con amigas… o el whattsapeo?

¿El whattsapeo?

¿Qué hacer ahora con los pobres niñOs que no alcanzan el nivel compulsivo de whattsapeo de la mayoría de las niñas? ¿Qué hacer ahora con los niños varones que están enganchados a los videojuegos, pero no al chateo perpetuo, para subsanar esa desigualdad manifiesta? ¿Qué hacer con los varones que no están tan enganchados al whattsapeo compulsivo? Aquí la solución que de forma implícita proponen los instigadores indiscriminados de la Igualdad, desde los medios las escuelas, etc.: 1. Dejando que los niñOs sigan enganchados a los videojuegos, aunque nadie hable ni de qué juegos ni de qué cantidad de tiempo dedicado ni de los perjuicios que suponen por detrimento hacia otras aficiones. Por no hablar de adicciones. 2. Que esos niños varones, además de estar enganchados a los videojuegos hagan un esfuerzo para engancharse, también, al whattsapeo compulsivo con el fin de igualar las estadísticas. 3. Que las niñas sigan enganchadas al whattsapeo compulsivo, por mucho que haya quedado patente lo nocivo de tal práctica cuando ésta forma parte de una adicción (que se lo digan a los padres en la hora de la comida). 4. Que las niñas a las que no les gusten los videojuegos jueguen aunque para eso tengan que abandonar ciertos hábitos, como el de la lectura o el de las relaciones sociales directas. Así todo se igualará.

Que es lo que se busca al precio que sea: la Igualdad

Pero volvamos al titular, eso que sólo leen quienes no tienen tiempo para la letra pequeña, seguramente por el tiempo que les exige su dispositivo móvil: Ellas “toman el mando” . O eso que se escribe para cubrir la cuota mediática que exige el lobby reivindicador. Así: ellas se hacen con el poder, porque no es otra cosa lo que el titular transmite. Las preguntas ahora son: ¿era eso entonces lo que querían (los supuestos reivindicadores de la Igualdad), tomar el poder? ¿Era eso lo que pretendían con la defensa de la Igualdad, “tomar el mando”?

Retomemos el titular y subtitular antes de adentrarnos en el mismo texto periodístico:

Ellas “toman el mando” en el Challenge Play for Women
El complejo de la Petchina acoge un encuentro de “gamers” para visibilizar y reivindicar el papel de la mujer en el mundo de los videojuegos”

Pues bien, ya lo sabemos: tienen el poder y lo sabemos gracias a la misma noticia que estos encuentros producen, que para eso se anuncia así y no de otra forma.

Addenda. Lo que sucede es que la realidad es obcecada y muchas veces ajena a los mismos intereses de quienes la construyen. Así que podríamos dar un voto de confianza a las propias niñas que deciden hacer otras cosas en vez de jugar con videojuegos. Y así, quizás, no hiciera falta visibilizar ni reivindicar nada en la medida en que la realidad se pudiera configurar y aceptar, de verdad, en función de las elecciones voluntarias y afines de cada sujeto. Y no por las impuestas desde la Corrección Política.

¡Claro que hay varones esteticiens, como también hay skaters hembras! ¡Y niñas a las que les gusta el fútbol, ese deporte que odian tantas mujeres! Pero ¿tiene sentido que unos padres le puedan decir a su hija: “deberías jugar más en la consola porque tienes que estar al mismo nivel de (***) que tu hermano”? ¿O que le pueda decir: “tienes que jugar más con tu móvil porque de otra forma son más los varones quienes lo hacen y por tanto las mujeres carecéis de visibilidad, lo que nos obliga a seguir reivindicando vuestra presencia en las estadísticas (que se producen ante las descargas, las ventas, los encuentros, las reuniones de gamers) del mundo del videojuego”?

Para ver más sobre el tema:

viernes, diciembre 23, 2016

Diálogo de ciegos: salirse de uno

Fedro. ¿Crees en el amor Alcibiades?

Alcibiades. ¿Qué pregunta es esa Fedro? Sabes que de esos temas nosotros sabemos más bien poco

Fedro. Bueno, preferiría que no pluralizaras; nosotros, mejor, que otros, estamos capacitados para hablar de todo aquello que afecta al alma del ser humano. Otra cosa es que queramos ser humildes y prudentes con ciertos temas

Alcibiades. Vaaale, ¿pero qué es lo que quieres saber exactamente?

Fedro. Pues eso, que si crees en el amor

Alcibiades. Caramba Fedro, me pones en un aprieto porque además yo soy muy pudoroso con estos temas; pero claro que creo en él

Fedro. De acuerdo Al, entonces defíneme el concepto, ¿qué sería para ti el amor?

Alcibiades. No sé qué respuesta darte, si una universal u otra más personal

Fedro. Estoy seguro que si me das la personal, además de serme más útil a mis propósitos, será igualmente universal

Alcibiades. Amor es que a uno se le sequen los ojos por miedo a cerrarlos

Fedro. No sé si entiendo

Alcibiades. Pues no haber empezado esta conversación

Fedro. No te molestes Al, que te noto muy a la defensiva

Alcibiades. Amar consiste en salirse de uno. Y tú lo sabes

jueves, diciembre 22, 2016

Diálogo de ciegos: prejuicios


Fedro. El otro día estuve con un idiota…

Al. (cortando) ¿Con uno sólo?

Fedro. No estoy de broma Alcibiades, déjame que te cuente

Alcibiades. Perdona Fedro, no quería importunarte, pero creía que ibas por otro sitio

Fedro. Pues no, querido Al, voy por el sitio de siempre, así que permíteme que continúe… por circunstancias que no vienen a cuento el otro día me presentaron a un tipo que sin duda era un idiota, pero dijo algo que me llamó poderosamente la atención y me ha hecho reflexionar

Alcibiades. Caramba Fedro me tienes en ascuas

Fedro. Dijo que “sólo observamos para ver lo que ya sabemos”

Alcibiades. Uff Fedro, sé qué pensar del asunto, por eso no entiendo muy bien ese desconcierto que manifiestas

Fedro. ¿Por?

Alcibiades. Pues por dos motivos que aquí, y no en otra posible ocasión, se dan conjuntamente. Pero primero y fundamentalmente debido al carácter de la misma frase

Fedro. Así que hay frases con carácter

Alcibiades. Ésta lo tiene amigo Fedro

Fedro. ¿Y?

Alcibiades. Es lo de siempre Fedro, lo de siempre; se trata de una frase ingeniosa pero falsa; no del todo y no siempre, pero falsa

Fedro. ¿No eras tú el que hace 2 días defendías la generalización como forma de acceso al conocimiento?

Alcibiades. La generalización, por supuesto, pero sólo en el caso de que ella contenga más verdad que falsedad; además, yo defiendo con uñas y dientes la generalización como premisa… como previo para seguir ahondando en aquello que la ha provocado, pero no la generalización en tanto que conclusión; hay una gran diferencia. Hay muchos individuos que sólo viven de frases ingeniosas. El problema es que hay mucha gente que se las cree y después las hacen suyas, las expanden y nos sitúan en el “gran lugar común”

Fedro. Puede Al, pero no me negarás que un punto de verdad sí tiene esta frase… porque los individuos en el fondo y generalmente se pasan la vida viendo sólo lo que tienen delante de sus narices

Alcibiades. Pues aquí viene el segundo motivo del que antes te hablaba y siento llevarte la contraria: que el que la ha dicho era un idiota

Fedro. Ah no, en eso no estoy de acuerdo yo. Es decir, sí era un idiota, pero no creo que ese sea motivo para...

Alcibiades (interrumpiendo) Además en tu réplica va implícita mi respuesta: estarás conmigo en que si siempre viéramos lo mismo -porque eso es al parecer lo que queremos ver- tropezaríamos siempre con el mismo obstáculo, y como bien sabemos los obstáculos cambian de forma y color a lo largo de nuestras vidas

Fedro. No lo tengo tan claro

Alcibiades. Tropezar de nuevo y con la misma piedra es una posibilidad conocida, pero se trata simplemente de una posibilidad metafórica; las piedras siempre son distintas

Fedro. Parece mentira que seas tú, querido Alcibiades, quien precisamente me esté 
discutiendo un aserto que podía haber sido incluso tuyo

Alcibiades. No entiendo muy bien porqué dices eso. Yo soy un gran defensor de lo prejuicios en la medida en que son tan inevitables como necesarios. Otra cosa sería el uso que se pueda hacer de esos prejuicios, que ya sabes…

Fedro. (interrumpiendo) Sí, conozco tu pensamiento, pero quizá sea ya hora de que lo 
recompongas si de lo que hablamos es, precisamente, de una mayoría… la que nos permite aceptar la generalización

Alcibiades. Sigo pensando que estás equivocado, pero se trata de un simple pensamiento. Creo que la frase es buena para un momento de lucimiento debido a su carácter ingenioso, pero yo sería de los que ante una afirmación tendría en cuenta la fuente y los matices que de ello pudieran colegirse

Fedro. Tú prefieres la persuasión a la seducción

Alcibiades. Exacto, las frases ingeniosas sueltas y sin contexto dialéctico me dan mala espina. Tengo mis prejuicios respecto a todo ello, como bien sabes. Sobre todo si las dice un idiota, amigo Fedro. Hay gente que pierde la razón por las formas y hay gente que la pierde por carecer de fondo

Fedro. Sí, pero la realidad no desaparece por dejar de creer en ella.